lunes, 15 de julio de 2013

POSICIONAMIENTO



Según Philip Kotler: “La posición de una producto es la forma como los consumidores lo definen…. Es el lugar que el producto ocupa en la mente del consumidor, en relación con los otros productos de la competencia…”
Debido a que vivimos en una sociedad saturada de mensajes y propagandas, las personas tienden a organizar toda la información que recepcionan en categorías. Nuestras mentes “posicionan a los productos” en determinadas categorías. Una de las formas de manipular dicha categoría mental, es colocando en la mente del cliente un mensaje que asocie ventajas competitivas del producto con los valores de interés del consumidor.
Lógicamente, esta labor no es fácil. En principio porque la mente no necesita de un mercadologo para posicionar un producto, esto se realiza de forma automática. La labor del especialista, consiste en interferir en ese proceso, de tal manera, que el producto deseado sea aceptado por el consumidor.
Si el producto no está correctamente posicionado, el mensaje no impactara y la persona no recordara el producto. Lo extraordinario en este punto, es que para ocupar una posición, un producto no necesariamente tiene que ser el mejor, solo tiene que ser el primero en impactar en la mente de las personas.
Para lograrlo, es necesario relacionar al producto con los valores y creencias existentes del sector a donde se quiera dirigir. Aun, si el producto fuera totalmente nuevo, lo que se intenta, es crear una categoría que sea propicia para exhibir las bondades del producto en cuestión.
Las estrategias de posicionamiento crean una protección para las ventas en el mercado. El posicionamiento no sólo nos ayuda a mantener un liderazgo. Es también una herramienta útil para mantener una posición, evitar una colisión directa con el líder del mercado, introducir nuevos productos, ayudar a la diferenciación e identificación de productos en mercados saturados y prevenir o minimizar los efectos de futuros lanzamientos o nuevas tecnologías.
Todo esto explica porqué las empresas líderes invierten fuertes cantidades de dinero en el posicionamiento de sus productos. Observar los beneficios de un posicionamiento acertado, es tan fácil como responder objetivamente a la pregunta: “¿dónde estaría el producto sin ese posicionamiento?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada